• FRAGMENTOS DEL EVANGELIO

Las términos medios no existen

El que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre. (Mt 12,50)

Todavía estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él. Uno se lo avisó: «Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo». Pero él contestó al que le avisaba: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?». Y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos. El que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre». (Mt 12,46-50)


La cercanía con Jesús no depende del parentesco o de la ciudadanía, sino de la voluntad para escuchar su enseñanza y ponerla en práctica. Cada generación, y especialmente cada persona, debe escoger si seguir a Dios u olvidarse del Salvador: los términos medios, cuando se habla de la voluntad de Dios, no existen, ¡recordémoslo siempre!