• FRAGMENTO DEL EVANGELIO

La pedagogía divina

El Hijo del hombre es señor del sábado. (Lc 6, 5)

Un sábado, iba él caminando por medio de un sembrado y sus discípulos arrancaban y comían espigas, frotándolas con las manos. Unos fariseos dijeron: «¿Por qué hacéis en sábado lo que no está permitido?». Respondiendo Jesús, les dijo: «¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus compañeros sintieron hambre? Entró en la casa de Dios, y tomando los panes de la proposición, que solo está permitido comer a los sacerdotes, comió él y dio a los que estaban con él». Y les decía: «El Hijo del hombre es señor del sábado». (Lc  6, 1-5)

Muy despacio Jesús empieza a afirmar su naturaleza divina, como en este caso en el que se proclama Señor del sábado. Esta pedagogía divina de revelar al hombre gradualmente los propios misterios se puede observar ya en los libros del Antiguo Testamento. Agradezcamos al Señor el habernos llamado a vivir cuando la Revelación ya ha sido completamente revelada. De esta manera estamos confortados por la certeza de que existe la vida eterna.