• FRAGMENTOS DEL EVANGELIO

Antes de cada razonamiento

¡Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre. (Mt 16, 17)

English

Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?». Ellos contestaron: «Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas». Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo». Jesús le respondió: «¡Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Ahora yo te digo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos». (Mt 16, 13-19)


San Pedro ha dado la respuesta correcta sobre la identidad de Jesús, pero no sobre la base de su razonamiento, sino siguiendo la inspiración del Padre. Jesús lo declara beato, ya que ha seguido a Dios antes de cualquier convicción humana propia. Recemos por nosotros y por nuestros pastores, para que sigamos el camino que el Padre nos indica cada día.

English